Fiesta en Dulantzi. 'Siente, piensa y actúa' en euskera


(DIARIO NOTICIAS DE ALAVA) Al grito de ?siente, piensa y actúa?, más de medio millar de niños y padres se comprometieron ayer en Dulantzi con el euskera y la cultura vasca dentro de la novena edición de la Euskal Jaia organizada por la asociación Ronazapil. A lo largo de toda la jornada las calles de la localidad se llenaron de payasos, hinchables, deporte y música en favor de la lengua vasca.

El buen ambiente se adueñó de la localidad y de sus gentes desde primera hora de la mañana a las puerta del polideportivo para, una año más, acudir a la representación de los famosos payasos Pirritx, Porrotx eta Marimotots, que con su barco pirata, canciones y espectáculo hicieron las delicias de los más de 600 asistentes. Con el aforo completo y la ilusión intacta dio comienzo el espectáculo donde pequeños y grandes no dudaron un momento en sumergirse en la especial atmósfera creada. Bailes, risas y algún que otro llanto se sucedieron durante la actuación de piratas, astronauta y demás seres marinos. Unos, atentos al espectáculo; otros más mimosos e incluso algunos enfadados ante la negativa de los aitas a comprar merchandaising.

Las movidas canciones animaron a los más pequeños a levantarse de sus asientos y seguir la coreografía dictada por Pirritx, Porrotx eta Marimotots. Ya en la plaza, los más pequeños no dudaron en quitarse los zapatos y lanzarse de cabezas a dar saltos, volteretas y brincos. Unos sobre los balones de aire, otros emulando a agerridos piratas sobre la ballena y, los más pequeños, tratando de, simplemente, mantener el equilibrio sobre la lona. Junto a ellos los padres que, cámara en ristre, les animan a saltar. Ya, por la tarde, los pequeños tuvieron la oportunidad de volver a disfrutar de los saltos y brincos en los hinchables y de participar en una sesión de deporte rural infantil donde se puso en juego la rapidez, la astucia y la fuerza de los txikis con las mazorcas y la sokatira. Un dantza-plaza y el toro de fuego completaron el programa de actos en Dulantzi, la localidad de la Llanada oriental que, un año más, apuesta por sentir, pensar y actuar en favor del euskera y de la cultura vasca.